Tu historia al comenzar en microstock

Tu historia cuando comienzas a vender fotos online.

historia comenzar microstock

Start concept. ©dreamstime.com

Desde que comencé a enseñar a vender fotos por internet, mucho antes de crear fotodinero.com, me he encontrado repetidamente con la siguiente situación de gente que quiere comenzar y no se organiza.

Voy a contártelo en forma de relato, y para ponerle un nombre a este amigo primerizo, le vamos a llamar Juan, tal vez te suene su historia:

Juan, que es aficionado a la fotografía y de una manera u otra, descubre que puede sacar un rendimiento económico a sus fotos con la venta online de las mismas a través del microstock.

Empieza a investigar y descubre algunos casos de éxito. Gente que se gana la vida con ello, que tiene el equipo fotográfico que él quiere, se paga vacaciones con el dinero que saca de sus ventas online… Personas que viven muy bien en definitiva. Algo que le causa envidia y a lo que quiere llegar.

Como Juan tiene mucha iniciativa, decide que él, como el resto de la gente que ha tenido éxito, también puede conseguirlo, ha indagado un poco entre los portfolios de algunas personas que venden online y se ha dado cuenta que no es tan difícil.

¿Por qué no puedo lograrlo yo si hago mejores fotos que muchas de las que veo que tienen mis competidores?

¿Necesitas que te enseñe cómo empezar a vender fotos?

Apúntate al Curso Genera Ingresos Online con tus Fotografías y te voy a enseñar paso a paso cómo comenzar a vender fotos online como un profesional. Para que no pierdas el tiempo y asegures tu camino al éxito.

CÓDIGO DE 40% DE DESCUENTO ACTIVO "FOTODINERO40"

Dicho y hecho, en una tarde, Juan se inscribe en las principales agencias de microstock y se pone a mirar entre su archivo para tratar de pasar los exámenes de admisión de las agencias que lo requieren. Mira alguna guía rápida por internet y entiende que necesita agregar palabras clave a sus imágenes para poder vender sus fotos online.

Esa misma tarde sube sus 25 mejores fotos, que ha seleccionado cuidadosamente, a las agencias que le permiten comenzar a vender sin necesidad de pasar el examen y añade palabras clave que ha sacado con la ayuda del traductor de google.

Pasan dos días y Juan sigue mirando el correo sin parar, esperando que le den respuesta del examen, que él está seguro que aprobará a la primera. Cada día revisa las agencias para saber si le han aceptado las fotos y están ya a la venta, Juan cree que hay que comenzar a ganar dinero ya, esa es la prioridad número uno.

Antes de la primera semana, Juan recibe el correo que tanto está esperando de Shutterstock, la agencia de la que ha escuchado que es la mejor, donde todos los que tienen éxito tienen mayoritariamente sus ventas. La puerta de entrada al paraíso de los ingresos pasivos con la fotografía. Al abrir el correo Juan se pone muy contento, aunque solamente le han aprobado dos fotografías de las diez que envió. Pero ha pasado el examen y puede comenzar a vender fotos en la mejor de las agencias de microstock.

Juan no tiene ni idea de la suerte que tiene, no sabe que hace apenas un año cambiaron el examen de admisión y ahora solamente necesitaba que le aprobaran una sola fotografía para poder comenzar a vender, no tiene ni idea de que antes le hubieran exigido que aprobara 8 de las 10 de sus fotografías para poder pasar el examen y que si lo hubiera suspendido debería esperar tres semanas a poder volverse a presentar. Que muchísimos fotógrafos pasaban casi un año en poder comenzar a vender fotos en Shutterstock. Pero Juan nunca sabrá eso, ni tampoco le interesa, ahora ya está dentro del negocio y prepara sus fotos para subir.

Ha empezado a rebuscar entre sus varios discos duros y tiene muchísimas fotos para poder vender, comienza a subirlas a las agencias mientras sigue atento al correo, revisándolo varias veces al día por si recibe respuesta de las fotos que acaba de enviar.

Pasados los días, Juan recibe los primeros correos, que le caen como un cubo de agua helada en la cabeza. Le han rechazado la mayoría de fotos por problemas que no entiende: Fotografía fuera de foco, Sensor/ Lens Dust, Composition, Model Release needed, editorial designation, Exposure… Pero Juan sabía que el camino no sería fácil y se centra en las fotos que sí que ha conseguido poner a la venta. Hay que insistir, se repite.

Le han aceptado 20 fotografías, de las que piensa que puede sacar un buen pico, cree que ha entendido qué es lo que buscan las agencias y decide ponerse las pilas a producir ese tipo de fotografías. “Solo fotografías que se vendan” piensa Juan.

historia comenzar microstock

Típica imagen para iniciar en el microstock. ©dreamstime.com

Durante la siguiente semana, Juan revisa las fotografías cada cierto rato, quiere controlar si han subido las visitas, por si cae alguna venta. Pero todas mantienen el marcador en cero, tanto de ventas, como de visitas.

A los pocos días, a Juan le llega un correo de Adobe Stock que lo pone alegrísimo. Contenido vendido: tu foto ____ ha sido vendida.

Con toda la ilusión del mundo, Juan abre el correo y mira la comisión: 0,27€. Una foto vendida a algún suscriptor, te pagan la comisión mínima. Pero no se desespera, Juan ya sabía que las comisiones en el microstock son muy bajas. Coge el móvil y le toma una foto a la pantalla del ordenador con el correo abierto, para compartirla con su novia por Whatsapp. “la primera de muchas, cielo :D” es el mensaje que acompaña a la foto.

Sigue subiendo fotos durante el primer mes, que le rechazan sistemáticamente, aunque consigue que le acepten algunas de ellas, y su portfolio empieza a crecer. Ya tiene 110 fotografías en algunas de las agencias, está orgulloso de sus números y piensa que si sigue trabajando así de duro, tiene muchas opciones de conseguir un sueldo digno en pocos meses. Su meta es ganar 1000€/mensuales, para poder vivir viajando y tomando fotos.

Pero la realidad es que durante todo el primer mes, a pesar de haber aumentado su portfolio a 110 fotografías, no ha vendido nada más que la primera foto. Le parece muy frustrante. Además, se da cuenta de que en 123rf, una de las principales agencias, no le han dicho nada de sus fotos, no están a la venta, y eso es indignante, ya hace tres semanas que las envió. Decide preguntar en un foro de internet si es normal y mandarles un correo a 123rf para presionarles.

Sigue revisando las páginas de las agencias varias veces cada día, esperando ver que el numerito de “Ingresos no pagados” crezca, pero se mantiene en el mismo número siempre. Entonces pasa a ver su portfolio, y no entiende por qué no venden sus fotos.

Se va a Fotolia y revisa sus fotografías, ve que la mayoría no tienen ninguna visualización, el marcador está en cero, otras tienen visualizaciones pero no ventas. ¿Cómo puede ser, si ya llevan mucho tiempo subidas!? Juan empieza a desesperarse, aunque persiste.

Pasan 3 meses y comienzan a llegar los primeros ingresos, una venta a la semana, aunque mira desesperante cada día varias veces todas las páginas, para saber si ha vendido alguna de sus fotos.

Pero Juan ha dejado de subir tantas fotos en las últimas semanas. Ya se le ha terminado el archivo y no tiene mucho tiempo para tomar la cámara y salir a hacer fotos a la calle. Además, piensa que tampoco encontrará nada para fotografiar que merezca la pena.

Pasan los días y Juan se da por vencido. Apenas gana 2 o 3 euros cada mes con la venta de sus fotos. Es una pérdida de tiempo, mucho más práctico dedicarse a hacer otras cosas, que además son mucho menos frustrantes. Decide no seguir subiendo fotos online y dejar las que tiene, que se vendan automáticamente.

historia comenzar microstock

Cayendo dinero del cielo ©dreamstime.com

¿Te suena ésta historia?

Si es parecida a la tuya, espero que no llegues a la misma conclusión que Juan y decidas cambiar las cosas.

También es mi historia, y la de cualquier microstocker cuando comienza. La diferencia entre los que han tenido éxito y los que no, a veces, es muy sencilla. Unos han dedicado tiempo a formarse y han visto donde están los errores.

Juan hacía muy mal varias cosas:

·No etiquetaba correctamente las fotos: Ya puede ser la mejor foto del mundo, que si los buscadores no la indexan, no la va a ver nadie.

·No subía fotos en el momento idóneo: No todo se vende en cualquier momento, te lo explico en Crear un calendario de fotografía Stock para vender fotos por internet

·No hacía fotos que se venden.

·No subía contenido editorial, ni sabía lo que era.

·No tenía recursos para tener un portfolio amplio que genere ingresos estables.

·Si hubiera conseguido llegar al mínimo para cobrar, le habrían quitado un 30% de comisión, porque Juan no tenía los formularios fiscales bien rellenados.

·No sabía cómo trabajar la fotografía de modelos.

¡Pobre Juan! Ni tenía idea de todo lo que estaba haciendo mal.

Hay muchísima gente que comienza a vender fotos online y que fracasa en el intento. La lástima de esto es que nunca van a volver a intentarlo. Para colmo, desanimarán a otros que sí que podrían haber tenido éxito en la venta de imágenes online.

No es ni fácil, ni rápido, pero es muy gratificante cuando te sale bien.

A mi me ha llevado años, así como al resto de compañeros que les ha salido bien.

¿Quieres aprender a vender fotos online? Suscríbete a la newsletter de fotodinero.com y recibirás contenidos gratuitos que te ayudarán a comenzar.

¿Quieres acortar el tiempo y evitar errores? ¿Te vendría bien que alguien te enseñe paso a paso como hacerlo correctamente? Invierte en tu formación y haz el curso “Genera ingresos online con tus fotografías” que he diseñado para ti, además yo te ayudaré con todas las dudas que tengas durante tu aprendizaje.

Aprovecha ahora el 40% de Descuento con el código “Fotodinero40” y gana dinero con tus vacaciones de verano.

Quieres recibir las próximas publicaciones de fotodinero.com directamente a tu correo? Suscríbete y además te regalaré una guía paso por paso para aprender a vender fotos por internet.

Compártelo en tus redesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Carles
 

Autor de fotodinero.com Con más de 30.000 imágenes en venta, actualmente viviendo en Nicaragua. Viajar, escribir, la fotografía e internet son el motor de mi vida.

Click Here to Leave a Comment Below 4 comments