Tag Archive

Tag Archives for " vender fotos online "

Tu historia al comenzar en microstock

Tu historia cuando comienzas a vender fotos online.

historia comenzar microstock

Start concept. ©dreamstime.com

Desde que comencé a enseñar a vender fotos por internet, mucho antes de crear fotodinero.com, me he encontrado repetidamente con la siguiente situación de gente que quiere comenzar y no se organiza.

Voy a contártelo en forma de relato, y para ponerle un nombre a este amigo primerizo, le vamos a llamar Juan, tal vez te suene su historia:

Juan, que es aficionado a la fotografía y de una manera u otra, descubre que puede sacar un rendimiento económico a sus fotos con la venta online de las mismas a través del microstock.

Empieza a investigar y descubre algunos casos de éxito. Gente que se gana la vida con ello, que tiene el equipo fotográfico que él quiere, se paga vacaciones con el dinero que saca de sus ventas online… Personas que viven muy bien en definitiva. Algo que le causa envidia y a lo que quiere llegar.

Como Juan tiene mucha iniciativa, decide que él, como el resto de la gente que ha tenido éxito, también puede conseguirlo, ha indagado un poco entre los portfolios de algunas personas que venden online y se ha dado cuenta que no es tan difícil.

¿Por qué no puedo lograrlo yo si hago mejores fotos que muchas de las que veo que tienen mis competidores?

¿Necesitas que te enseñe cómo empezar a vender fotos?

Apúntate al Curso Genera Ingresos Online con tus Fotografías y te voy a enseñar paso a paso cómo comenzar a vender fotos online como un profesional. Para que no pierdas el tiempo y asegures tu camino al éxito.

CÓDIGO DE 40% DE DESCUENTO ACTIVO "FOTODINERO40"

Dicho y hecho, en una tarde, Juan se inscribe en las principales agencias de microstock y se pone a mirar entre su archivo para tratar de pasar los exámenes de admisión de las agencias que lo requieren. Mira alguna guía rápida por internet y entiende que necesita agregar palabras clave a sus imágenes para poder vender sus fotos online.

Esa misma tarde sube sus 25 mejores fotos, que ha seleccionado cuidadosamente, a las agencias que le permiten comenzar a vender sin necesidad de pasar el examen y añade palabras clave que ha sacado con la ayuda del traductor de google.

Pasan dos días y Juan sigue mirando el correo sin parar, esperando que le den respuesta del examen, que él está seguro que aprobará a la primera. Cada día revisa las agencias para saber si le han aceptado las fotos y están ya a la venta, Juan cree que hay que comenzar a ganar dinero ya, esa es la prioridad número uno.

Antes de la primera semana, Juan recibe el correo que tanto está esperando de Shutterstock, la agencia de la que ha escuchado que es la mejor, donde todos los que tienen éxito tienen mayoritariamente sus ventas. La puerta de entrada al paraíso de los ingresos pasivos con la fotografía. Al abrir el correo Juan se pone muy contento, aunque solamente le han aprobado dos fotografías de las diez que envió. Pero ha pasado el examen y puede comenzar a vender fotos en la mejor de las agencias de microstock.

Juan no tiene ni idea de la suerte que tiene, no sabe que hace apenas un año cambiaron el examen de admisión y ahora solamente necesitaba que le aprobaran una sola fotografía para poder comenzar a vender, no tiene ni idea de que antes le hubieran exigido que aprobara 8 de las 10 de sus fotografías para poder pasar el examen y que si lo hubiera suspendido debería esperar tres semanas a poder volverse a presentar. Que muchísimos fotógrafos pasaban casi un año en poder comenzar a vender fotos en Shutterstock. Pero Juan nunca sabrá eso, ni tampoco le interesa, ahora ya está dentro del negocio y prepara sus fotos para subir.

Ha empezado a rebuscar entre sus varios discos duros y tiene muchísimas fotos para poder vender, comienza a subirlas a las agencias mientras sigue atento al correo, revisándolo varias veces al día por si recibe respuesta de las fotos que acaba de enviar.

Pasados los días, Juan recibe los primeros correos, que le caen como un cubo de agua helada en la cabeza. Le han rechazado la mayoría de fotos por problemas que no entiende: Fotografía fuera de foco, Sensor/ Lens Dust, Composition, Model Release needed, editorial designation, Exposure… Pero Juan sabía que el camino no sería fácil y se centra en las fotos que sí que ha conseguido poner a la venta. Hay que insistir, se repite.

Le han aceptado 20 fotografías, de las que piensa que puede sacar un buen pico, cree que ha entendido qué es lo que buscan las agencias y decide ponerse las pilas a producir ese tipo de fotografías. “Solo fotografías que se vendan” piensa Juan.

historia comenzar microstock

Típica imagen para iniciar en el microstock. ©dreamstime.com

Durante la siguiente semana, Juan revisa las fotografías cada cierto rato, quiere controlar si han subido las visitas, por si cae alguna venta. Pero todas mantienen el marcador en cero, tanto de ventas, como de visitas.

A los pocos días, a Juan le llega un correo de Adobe Stock que lo pone alegrísimo. Contenido vendido: tu foto ____ ha sido vendida.

Con toda la ilusión del mundo, Juan abre el correo y mira la comisión: 0,27€. Una foto vendida a algún suscriptor, te pagan la comisión mínima. Pero no se desespera, Juan ya sabía que las comisiones en el microstock son muy bajas. Coge el móvil y le toma una foto a la pantalla del ordenador con el correo abierto, para compartirla con su novia por Whatsapp. “la primera de muchas, cielo :D” es el mensaje que acompaña a la foto.

Sigue subiendo fotos durante el primer mes, que le rechazan sistemáticamente, aunque consigue que le acepten algunas de ellas, y su portfolio empieza a crecer. Ya tiene 110 fotografías en algunas de las agencias, está orgulloso de sus números y piensa que si sigue trabajando así de duro, tiene muchas opciones de conseguir un sueldo digno en pocos meses. Su meta es ganar 1000€/mensuales, para poder vivir viajando y tomando fotos.

Pero la realidad es que durante todo el primer mes, a pesar de haber aumentado su portfolio a 110 fotografías, no ha vendido nada más que la primera foto. Le parece muy frustrante. Además, se da cuenta de que en 123rf, una de las principales agencias, no le han dicho nada de sus fotos, no están a la venta, y eso es indignante, ya hace tres semanas que las envió. Decide preguntar en un foro de internet si es normal y mandarles un correo a 123rf para presionarles.

Sigue revisando las páginas de las agencias varias veces cada día, esperando ver que el numerito de “Ingresos no pagados” crezca, pero se mantiene en el mismo número siempre. Entonces pasa a ver su portfolio, y no entiende por qué no venden sus fotos.

Se va a Fotolia y revisa sus fotografías, ve que la mayoría no tienen ninguna visualización, el marcador está en cero, otras tienen visualizaciones pero no ventas. ¿Cómo puede ser, si ya llevan mucho tiempo subidas!? Juan empieza a desesperarse, aunque persiste.

Pasan 3 meses y comienzan a llegar los primeros ingresos, una venta a la semana, aunque mira desesperante cada día varias veces todas las páginas, para saber si ha vendido alguna de sus fotos.

Pero Juan ha dejado de subir tantas fotos en las últimas semanas. Ya se le ha terminado el archivo y no tiene mucho tiempo para tomar la cámara y salir a hacer fotos a la calle. Además, piensa que tampoco encontrará nada para fotografiar que merezca la pena.

Pasan los días y Juan se da por vencido. Apenas gana 2 o 3 euros cada mes con la venta de sus fotos. Es una pérdida de tiempo, mucho más práctico dedicarse a hacer otras cosas, que además son mucho menos frustrantes. Decide no seguir subiendo fotos online y dejar las que tiene, que se vendan automáticamente.

historia comenzar microstock

Cayendo dinero del cielo ©dreamstime.com

¿Te suena ésta historia?

Si es parecida a la tuya, espero que no llegues a la misma conclusión que Juan y decidas cambiar las cosas.

También es mi historia, y la de cualquier microstocker cuando comienza. La diferencia entre los que han tenido éxito y los que no, a veces, es muy sencilla. Unos han dedicado tiempo a formarse y han visto donde están los errores.

Juan hacía muy mal varias cosas:

·No etiquetaba correctamente las fotos: Ya puede ser la mejor foto del mundo, que si los buscadores no la indexan, no la va a ver nadie.

·No subía fotos en el momento idóneo: No todo se vende en cualquier momento, te lo explico en Crear un calendario de fotografía Stock para vender fotos por internet

·No hacía fotos que se venden.

·No subía contenido editorial, ni sabía lo que era.

·No tenía recursos para tener un portfolio amplio que genere ingresos estables.

·Si hubiera conseguido llegar al mínimo para cobrar, le habrían quitado un 30% de comisión, porque Juan no tenía los formularios fiscales bien rellenados.

·No sabía cómo trabajar la fotografía de modelos.

¡Pobre Juan! Ni tenía idea de todo lo que estaba haciendo mal.

Hay muchísima gente que comienza a vender fotos online y que fracasa en el intento. La lástima de esto es que nunca van a volver a intentarlo. Para colmo, desanimarán a otros que sí que podrían haber tenido éxito en la venta de imágenes online.

No es ni fácil, ni rápido, pero es muy gratificante cuando te sale bien.

A mi me ha llevado años, así como al resto de compañeros que les ha salido bien.

¿Quieres aprender a vender fotos online? Suscríbete a la newsletter de fotodinero.com y recibirás contenidos gratuitos que te ayudarán a comenzar.

¿Quieres acortar el tiempo y evitar errores? ¿Te vendría bien que alguien te enseñe paso a paso como hacerlo correctamente? Invierte en tu formación y haz el curso “Genera ingresos online con tus fotografías” que he diseñado para ti, además yo te ayudaré con todas las dudas que tengas durante tu aprendizaje.

Aprovecha ahora el 40% de Descuento con el código “Fotodinero40” y gana dinero con tus vacaciones de verano.

Quieres recibir las próximas publicaciones de fotodinero.com directamente a tu correo? Suscríbete y además te regalaré una guía paso por paso para aprender a vender fotos por internet.

Aprende a vender fotografías online

Hacer dinero vendiendo tus fotografías a través de internet

es la mejor manera para sacar un rendimiento económico y disfrutar de tu pasión al mismo tiempo.

Aprende vender fotografias online

Aprende a vender fotografias online

Estoy seguro que si eres un aficionado a la fotografía has oído hablar de otros fotógrafos que ganan dinero vendiendo sus fotos por internet y que algunos incluso viven de ello. Evidentemente la idea te sonará idílica.

Aunque la mayoría de los fotógrafos que conozco se han planteado, en algún momento, vender sus fotos online y tratar de sacar un dinero extra. Son muy pocos los que se lo han intentado y mucho menos los que se lo han tomado en serio y han tratado de lograrlo.

Muchas veces tendemos a infravalorarnos, la ignorancia, la pereza o la poca iniciativa son nuestro mayor freno y diluyen cualquier posibilidad de éxito por nosotros mismos.

Durante estos años he escuchado mil y una excusas: Que no se vende nada, que los ingresos son tan poco que no merece la pena, que mis fotos no son suficientemente buenas, que las comisiones que se pagan son bajísimas, que si la cámara no es suficiente buena… Al final, quien busca limitaciones, siempre las encontrará.

La realidad es que en los últimos años, los precios de las cámaras digitales han bajado tantísimo que cualquiera puede acceder a una cámara con la que unos años atrás soñaba tener un profesional.

Hoy en día hay cámaras Reflex, mirrorless, compactas o incluso Smartphones que permiten a cualquier usuario amateur producir fotos increíbles. El equipo que utiliza cualquier aficionado a la fotografía en el 2017 es más que suficiente para hacer fotos de una calidad superior a los requisitos mínimos de las agencias de microstock.

Por lo tanto, generar dinero vendiendo fotografías por internet se ha puesto al alcance de la mano de cualquier fotógrafo aficionado. La excusa de que no se dispone de un equipo suficientemente bueno ya no es válida.

Está claro que, con un equipo mejor, se disfruta mucho más de la fotografía y se pueden realizar mejores imágenes que con un equipo fotográfico con menos prestaciones. Eso nadie lo discute. Pero las limitaciones, casi siempre, vienen del factor humano.

Al viajar, cada vez es más normal encontrarse a otros viajeros que van equipados con cámaras profesionales que disfrutan de la pasión por la fotografía. De hecho, yo soy uno de ellos y debo reconocer que me encanta.

Muchas veces, en hostales o por la calle, me he encontrado con otros viajeros que, al ver mi cámara, se me han acercado a preguntarme cualquier cosa sobre ella. Que si me gusta, que si el peso no es demasiado, el objetivo que llevo puesto, la velocidad de enfoque…

Hace unos años el que preguntaba a los otros viajeros era yo. Algunas veces por curiosidad, porque estaba viendo a un tipo que tenía una cámara o un objetivo que me interesaba, otras veces por entablar conversación y algunas muchas otras, porque tenía de la envidia al ver sus equipos y compararlos con el mío.

Yo no podía permitirme el dinero que costaba la cámara que quería, ni los objetivos, ni el flash, ¡ni siquiera la bolsa con la que lo transportaban! Por suerte, pude revertir la situación y ahora tengo el equipo fotográfico “que quiero” y me dedico a la fotografía casi diariamente.

¿Cómo lo he hecho?

La respuesta es mucho más simple de lo que crees: Vendiendo las fotos que hago.

Con perseverancia y sin rendirme nunca.

Hace poco más de cinco años empecé a vender fotos por internet a través de las agencias de microstock. Bancos de imágenes que luego venden las imágenes a agencias publicitarias y que me pagan una comisión por cada vez que lo hacen.

Un amigo que para esa época estudiaba publicidad me habló de ello y en seguida la idea me cautivó. Poder ganar dinero haciendo fotos me abría la puerta a la libertad. Viajar, no depender de un trabajo… En mi cabeza todo era posible si podía ganar dinero a través de internet con mis fotografías. Poco a poco empecé a conseguir que mis imágenes fueran aceptadas y comenzaron a caer las primeras ventas.

Al inicio, no suponían más que unos pocos euros al mes, tardé casi un año en poder cobrar mis primeras ventas, ya que las agencias tienen un mínimo de pago a sus colaboradores.

Durante mi primera etapa fui totalmente a ciegas, subía las fotos que suponía que se venderían y esperaba que sucedieran las ventas de manera milagrosa.

No prestaba atención a las fotos que se vendían, a las palabras clave, a los distintos tipos de imagen y licencia, a centrarme en las principales agencias y olvidarme del resto… Si lo pienso ahora, con la perspectiva del tiempo y la experiencia adquirida… ¡Me echo las manos a la cabeza!

Tenía clara una cosa: Las fotografías me iban a generar ingresos pasivos, dinero que entraría a mi cuenta incluso mientras yo durmiera, con lo que insistir en ello hasta lograrlo siempre fue mi única opción. Y a pesar de tener unos resultados nefastos durante muchísimo tiempo, no desistí.

Cuando llevaba más de un año con el tema, habiendo ganado una miseria, tuve la suerte de coincidir con un fotógrafo en una cena. Un profesor de un instituto que me explicó que él también vendía fotos en agencias de microstock.

Era la primera persona que conocía que se dedicara a ello. Llevaba ya varios años, y como yo, había aprendido por su cuenta, como podía. Pero sus resultados eran muy distintos a los míos. El tío además de tener un equipo fotográfico increíble, se pagaba la hipoteca con la venta de las fotos online, y todavía le sobraba para pagarse un viaje durante las vacaciones cada año con su mujer y con el sobrante de ese año se acababa de comprar una moto.

¡Se me cayeron los huevos al suelo! Reconozco que esa vez sí que me morí de envidia. No entendía qué era lo que estaba haciendo yo tan mal como para que nuestros resultados fueran tan dispares. Si yo incluso le dedicaba más tiempo que él.

Me pasé toda la noche atosigándole a preguntas, con la suerte de que el tipo era muy buena gente y se ofreció a enseñarme cómo lo hacía. No solo eso, se ofreció como mentor y yo acepté encantado.

¿Necesitas que te enseñe cómo empezar a vender fotos?

Apúntate al Curso Genera Ingresos Online con tus Fotografías y te voy a enseñar paso a paso cómo comenzar a vender fotos online como un profesional. Para que no pierdas el tiempo y asegures tu camino al éxito.

CÓDIGO DE 40% DE DESCUENTO ACTIVO "FOTODINERO40"

En los siguientes días quedamos un par de veces y me empecé a dar cuenta de mis errores, eran elementales, pero si no hubiera encontrado quien me guiara, habría seguido haciéndolos indefinidamente.

Desde entonces, cada vez que tenía alguna duda acudía a él, me fijaba en su trabajo y entendí qué tipo de fotografías era en las que debía centrarme. Comencé a afinar mi ojo y a generar únicamente contenido que se vendiera.

Al poco tiempo vi los resultados. Pasé de cobrar una vez al año a cobrar de alguna agencia cada mes, de alegrarme cada vez que tenía una descarga en un día a preocuparme cada día que tenía menos de 5 descargas diarias.

Entendí el camino y, sobretodo, el error que cometí. Creerme que yo solo podía. Que era mejor que el resto y que por mi cuenta me abriría paso sin necesidad de ayuda, en un mercado internacional como el de las fotografías de Stock.

Siempre tuve muy claro qué era lo que quería hacer y que los resultados iban a aparecer a largo plazo, que no iba a ser mi actividad económica principal. Pero si no hubiera encontrado a este fotógrafo, creo que no hubiera llegado a donde estoy ahora.

Al cabo de un tiempo, algunos amigos míos a los que les gustaba la fotografía, al ver mi relativo éxito, decidieron empezar también a vender fotos online. La mayoría de ellos tuvo el mismo resultado que tuve yo en mis inicios, pero con la diferencia que abandonó. Algún otro sigue, en sus inicios me preguntaba mucho, investigó y persistió, copió mi ejemplo y, poco a poco, consiguió buenos resultados con sus ventas. Uno de ellos, actualmente, gana más que yo mismo y ha hecho de la venta de fotos online su método de vida. Es un crack. Viaja sin parar, toma fotos increíbles y disfruta de su profesión.

Fue justamente ésta experiencia la que me motivó a iniciar Fotodinero.com. Quería enseñar a otros fotógrafos el camino correcto para vender sus imágenes sin que cometieran los mismos errores que yo. Encontré algo en lo que realmente podía aportar.

Porque, al final, la mayoría de las cosas las probamos una vez, y si nadie nos dice cómo hacerlas bien, las haremos mal y desistiremos.

Después de muchos correos con preguntas de los lectores, me he dado cuenta que la mayoría tiene los mismos problemas y se atascan en los mismos puntos.

También me he dado cuenta de que es necesario tener a alguien de quien aprender para hacer las cosas correctamente. Que no es lo mismo hacerlo solo que hacerlo de la mano de otro que ya ha pasado por ello y puede enseñarte el camino.

Fue por eso que me decidí a escribir el primer curso para aprender a vender fotos online en lengua castellana. Me ha llevado casi 6 meses y han sido más de 160 páginas, pero he creado un producto con un resultado final del que me siento muy orgulloso.

Con el curso Genera ingresos online con tus fotografías he conseguido que cualquier usuario con unos mínimos conocimientos fotográficos termine ganando dinero vendiendo sus fotos por internet. Sin necesidad de tener conocimientos previos sobre la venta de fotos online.

El curso lo he preparado por módulos para que sea muy ameno y se aprenda por etapas, desde los registros con las agencias, hasta la creación de las fotografías que mejor se venden.

Como quería hacerlo muy completo, he conseguido involucrar a Marcelo de la Torre, un reputado fotógrafo profesional especializado en microstock, para que imparta 2 Masterclass exclusivas para los alumnos del curso. De esta manera, los participantes van a tener más de un punto de vista.

Además, he puesto a disposición soporte técnico directo conmigo para solucionar los problemas que vayan surgiéndole a los alumnos durante el curso.

Lo he hecho asequible para todo el mundo, asegurándome que cualquier alumno va a recuperar su inversión en poco tiempo con las mismas fotografías que venda. Y como no quiero ganar dinero de gente que no esté 100% satisfecha, he puesto en el curso una garantía de devolución. Con lo que, si una vez comprado el curso decides que no es para ti, te devuelvo el dinero del mismo.

¿No crees que ha llegado ya el momento de aprender a vender fotografías por internet como un profesional?

Si quieres acceder al curso Genera ingresos online con tus fotografías haz click aquí.

Genera ingresos online con tus fotografías

Si quieres conocer los detalles del curso, el temario y el precio en oferta haz click en el botón.

Como gané $500 en un día gracias a vender fotografías online

He ganado $500 en un día gracias a vender fotografías online.

vender fotografias online

La cruz de Bohadilla, en el volcán Masaya.

vender fotografias online

Vista desde el puerto de Big Corn Island.

$500 dólares por un día de trabajo. ¿Te parece una buena cifra?

A mi sí, y ya te avanzo que si no me dedicara a vender fotografías por internet no habría podido acceder a esta oportunidad.

Este post tenía muchas ganas de escribirlo pero me tuve que esperar un tiempo prudencial porque así me lo solicitó el cliente que me contrató.

Gracias a vender fotos por internet a través de agencias de microstock , el pasado mes de septiembre cobré un suculento cheque de $500 dólares estadounidenses por la venta de unas fotografías. Además, la empresa que me contrató quedó tan satisfecha que, para el año que viene, van a doblar esa cifra.

A continuación te explicaré cómo he logrado eso.

Como sabrás, vendo fotos por internet desde hace años y me he especializado en fotografías sobre Nicaragua. País en el que resido y por donde estoy viajando constantemente. Si quieres conocerme un poco más, aquí.

En mis viajes, siempre llevo conmigo mi cámara mirrorless , que con lo pequeña que es, me facilita muchísimo la vida. Antes usaba la canon EOS M, pero recientemente la reemplacé por la Sony A6000 una pasada de cámara que me tiene súper contento. Si no sabes lo que son las cámaras mirrorless o EVIL, te recomiendo que leas el post del blog en el que te explico por qué deberías hacerte con una.

Con la movilidad que me ofrecen este tipo de cámaras (y su calidad). Estoy siempre haciendo fotos a todo lo que veo, desde platos de comida a paisajes, ciudades, calles, edificios… Eso ha hecho que, con el tiempo, acabe teniendo el mayor archivo fotográfico de Nicaragua en bancos de imágenes del mundo.

¿A quien no le gusta que aprecien su trabajo?

Entre el montón de fotos que he hecho, tengo de todo. La mayoría de las fotografías que vendo online son genéricas, pero hay algunas muy chulas que se venden bastante bien.

Muchas veces me pasa que, en la prensa o en la calle, en la publicidad de las empresas, reconozco fotos mías. Y he sido portada de revistas en varias ocasiones. De hecho, hasta hace poco, por las calles de Managua había una publicidad enorme por todos lados de una conocida empresa de telecomunicaciones que su foto principal, del volcán Concepción en la isla de Ometepe, es mía y es una de las más vendidas de mi portfolio.

Al principio se me hacía muy extraño ver fotos mías en medios públicos, pero debo reconocer que siempre me ha gustado mucho y es algo que me hace sentir orgulloso de lo que hago. 

Aunque ya hace un tiempo que dejé de hacerlo por falta de tiempo, de entre todas las fotos que hago, etiqueto y pongo a la venta, las que más me gustaban las iba subiendo a una página de Facebook de fotografías mías. Para que la familia y los amigos las puedieran ver, y compartir un poco mi trabajo con quien quiera.

Poco a poco tuve unos cuantos seguidores – no pasaban de 450- y algunas fotos gustaban, con lo que me motivaba a seguir subiendo fotos.

A pesar de que llevaba meses sin subir fotos, a mediados de agosto me llegó un mensaje a la página de una persona que me felicitaba por el trabajo y que me quería hacer una propuesta comercial.

Una de mis seguidores en Facebook era la gerente de una importante empresa de publicidad de Nicaragua y quería utilizar algunas de mis fotos como portada para unos cuadernos escolares de una serie que hacían sobre turismo.

Hablamos por teléfono y me explicó lo que buscaba, distintas fotos de varios rincones emblemáticos de Nicaragua. Hicimos una lista de lo que quería y nos reunimos por Skype. Preparé una muestra de lo que me pedía e hizo una pequeña pre-selección.

Después de hablarlo con su empresa y los responsables de la campaña, me solicitaron una pequeña serie de fotos y me hicieron una oferta: 500$ dólares americanos por los derechos de reproducción de las mismas.

Les expliqué que no podía venderles la exclusividad de ellas, puesto que ya habían sido vendidas en otras ocasiones y que, además, pensaba seguir vendiéndolas. Al no tener ningún problema con eso, firmamos un contrato de cesión de derechos y me entregaron un suculento cheque.

vender fotografias online

Vista del Volcán Concepción de la Isla de Ometepe.

vender fotografias online

Vista aérea de la isla de Corn Island.

vender fotografias online

Puesta de sol en los lavanderos de Moyogalpa, Isla de Ometepe.

Por la mañana del día siguiente, fui al banco y cobré el dinero, que me sirvió para pagarme unas vacaciones geniales en Corn Island con mi familia, que había venido de visita.

Corn Island es una caribeña isla de ensueño que me encanta.  Arriba te he dejado una foto aérea para que veas lo bonita que es y que además había sido protagonista de la venta, pues la imagen es una de las elegidas por la empresa para sus cuadernos.

Tengo clarísimo que, si no fuera porque vendo regularmente fotografías online, jamás me hubiera pasado esto. Pues ni siquiera habría hecho la mayoría de las fotos que hago.

Para mi, lo más importante de vender fotos por internet, además de la entrada de dinero que me supone, es la excusa para tomar fotos, muchas fotos. Algo que disfruto en mi día a día y que me está abriendo muchas puertas y oportunidades que, de no ser de esta manera, no tendría.

Puedo afirmar con total conciencia de la contundencia que supone esta frase:

Vender fotos por internet ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en la vida.

Espero que esta historia personal te haya servido de inspiración para empezar a vender fotos por internet. Si todavía te faltan motivos, te propongo que te pases por este post: “5 motivos para empezar a vender fotos por internet”.

¿Necesitas que te enseñe cómo empezar a vender fotos?

Apúntate al Curso Genera Ingresos Online con tus Fotografías y te voy a enseñar paso a paso cómo comenzar a vender fotos online como un profesional. Para que no pierdas el tiempo y asegures tu camino al éxito.

CÓDIGO DE 40% DE DESCUENTO ACTIVO "FOTODINERO40"

Si quieres conocer otro caso de éxito, te recomiendo la lectura de la entrevista que le hice a Marcelo de la Torre en: “un experto en microstock al descubierto”. Donde nos mostró sus fotos más vendidas, sus números, trucos y muy buenos consejos que, si quieres empezar a vender fotografías online, te vendrán muy bien.

Quieres recibir las próximas publicaciones de fotodinero.com directamente a tu correo? Suscríbete y además te regalaré una guía paso por paso para aprender a vender fotos por internet.

Si te ha gustado la historia que te he contado, ayúdame a difundirla compartiéndola con tus amigos en tus redes sociales.

Aumentar tus ventas: el tamaño Sí que importa

Truco de microstock: El tamaño sí que importa. Cómo aumentar tus ventas con un portfolio amplio.

truco-microstock

En esta entrada al blog voy a desvelarte un buen truco de microstock que me ha servido mucho para aumentar las ventas de mis imágenes en las agencias de microstock durante el último año.

La semana pasada pudiste leer en fotodinero.com una mega entrevista de un experto en microstock y ver, con números reales y ejemplos qué fotografías son las que más se venden y cómo lo hace.

Si te la perdiste o quieres refrescar tu memoria, releela porqué no tiene desperdicio.

En la entrevista, Marcelo de la Torre nos hablaba ​de la importancia de la calidad de nuestras imágenes, de preparar muy bien la escena y pensar, antes de actuar, cómo ibas a enfocar la imagen en cuestión y para qué público iba a estar destinada.

Preparar la imagen que vas a vender puede asegurarte el éxito de la misma.

Él, que es un fotógrafo profesional con más de 20 años de fotos en sus espaldas, sabe perfectamente qué debe hacer para tomar una foto excelente.

El escoger bien el tema y el etiquetado, ya es otro cantar. Pero de eso ya profundizaremos más adelante.

Muy importante también es el momento en el que se suben las imágenes a las agencias​. Lo dejamos muy bien explicado en el artículo "calendario de stock", si quieres, dale una repasada para entender bien de lo que trata.

¿Necesitas que te enseñe cómo empezar a vender fotos?

Apúntate al Curso Genera Ingresos Online con tus Fotografías y te voy a enseñar paso a paso cómo comenzar a vender fotos online como un profesional. Para que no pierdas el tiempo y asegures tu camino al éxito.

CÓDIGO DE 40% DE DESCUENTO ACTIVO "FOTODINERO40"

​Ahora vamos a hacer una suposición: Tienes una buena foto y la subiste en el momento oportuno, además, se vende bien. Poco a poco, con el tiempo, vas a ver que las ventas iniciales de la foto disminuyen, y van diluyéndose sin que puedas hacer nada. Exceptuando las fotos extraordinarias, que son aquellas que mantienen las ventas altas aunque pase tiempo, lo normal es que con una buena foto te pase así.

Al principio tu foto se vendía seis o siete veces a la semana, después una o dos semanales y, pasado cierto tiempo, dos o tres mensuales.

 Eso mismo me pasó a mi con éstas dos fotos:

Cañón de Somoto, en Nicaragua

microstock

Bandeja de comida

Es normal que tus fotos tengan un BOOM de ventas al inicio de ser subidas​ en las agencias de stock y las ventas disminuyan con el tiempo. Eso es debido a que los buscadores de las agencias premian lo novedoso, con lo que en los primeros resultados muchas veces hay fotos nuevas.

En las agencias participan tantos colaboradores que siempre hay fotografías nuevas de cualquier temática, con lo que las fotografías nuevas toman el relieve a las más antiguas y escalan posiciones en las búsquedas, de manera que, al final, disminuyen las ventas de buenas fotos que ya llevan "demasiado" tiempo en los bancos de imágenes.

Este fenómeno es totalmente lógico, pues los bancos de imágenes siempre quieren ofrecer a sus clientes productos nuevos. Hay que entender que la mayoría de clientes son recurrentes, con lo que necesitan variar sus resultados de búsquedas lo máximo posible.

Lo que nadie ha explicado es que:

Las agencias, además de poner en primeros resultados las fotos que son más "nuevas", hacen escalar posiciones también fotos de colaboradores más activos.

​Los que ya llevamos bastante con la venta de imágenes en agencias de microstock recordamos, seguro, la caída de nuestras ventas en períodos de inactividad. Al irte de vacaciones, cuando tienes mucho lío o siemplemente en momentos en los que has dejado de subir fotos.

Tus promedios de ventas mensuales​ caen en picado y tus ingresos con ello. No entiendes por qué, puesto que normalmente se venden fotos veteranas en las agencias y el No estar subiendo material nuevo, no debería de afectar a las mismas.

Esto no es así, el estar subiendo fotos constantemente, hace aumentar tus resultados de búsquedas

Este bajón de ventas es debido a la inactividad del colaborador -osea, tú- durante un tiempo largo. Para contrarrestar esto, lo suyo es ir subiendo fotos paulatinamente.

Me di cuenta de esto mismo que estoy explicando cuando me pasó a la inversa. Durante un mes de hiper-producción.

En febrero del 2016 estuve un mes entero trabajando muy duro sobre mi archivo fotográfico y subí más de 1.200 fotos a cada una de las agencias con las que trabajo.

Fue un tiempo duro, aunque me sentí muy bien por lo productivo, entre revelar cada una de las fotos, etiquetarlas y subirlas... Más aun con la conexión de internet que tenemos en Nicaragua. Durante ese mes pasé muchísimas horas delante del ordenador.

Si soy sincero, la mayoría de las fotos eran "poco vendibles". Cogí mi archivo por orden cronológico y, sencillamente empecé a revelar, etiquetar y subir. Pero las fotografías de más calidad, ya las había subido previamente, con lo que estuve destinando un montón de horas a fotos mediocres de mis viajes de trabajo por el país.

Si quieres ver ejemplos de algunas de las fotos que subí durante ese período y que, por desgracia, non han tenido buenas ventas:

truco-microstock

Catedral de Granada, Nicaragua

truco-microstock

Puerta  antigua colonial en la calle

truco-microstock

Montañas de Nicaragua. Vista general.

Era consciente de ello y lo hice con la intención de aumentar muchísimo mi presencia en las búsquedas de fotos sobre Nicaragua. Lo conseguí rápido y actualmente, soy el que más fotos sobre el país tengo en las principales agencias del país, y eso me trae un buen número de ventas cada vez que hay algún acontecimiento importante en el país y las agencias internacionales centran su foco en Nicaragua.

Si te pica la curiosidad, ​ves a la web de cualquiera de estas agencias de microstock y busca el término "Nicaragua". Entre los 10 primero resultados, por lo menos 1 foto es mía. Y entre los 100 primeros, me encontrarás más de 10 veces. Por desgracia, no es un tema que venda mucho ni una palabra que tenga muchas búsquedas.

Cuando realicé todo ese trabajo ​y mi portfolio aumentó considerablemente en todas las agencias de microstock, sucedió algo que no esperaba.

Mis ventas empezaron a dispararse.

Yo contaba con que iba a vender algunas fotos nuevas, bastantes de hecho, pero no esperaba que triplicara mis ventas de los meses anteriores. Lo más curioso, fue que empecé a vender muchísimo más las fotos antiguas que se vendieron muy bien en su día. Es decir, no solo las nuevas que acababa de subir.

Todo mi portfolio empezó a ganar posiciones en las búsquedas y muchas fotos que hacía tiempo que no recibían ventas volvieron a hacerlo. ​Eso fue determinante para mi, es uno de los trucos de microstock que utilizo y que no había desvelado hasta hoy.

Entender que, si subía constantemente fotos, aunque no fueran muy buenas o de temas poco vendibles, ayudaba a vender las fotos que sí se vendían dentro de mi portfolio y, en consecuencia, aumentaba el número final de mis ventas.

​Basándome en esta experiencia, creo que es posible afirmar que una misma imagen se vende mucho mejor si el colaborador la vende en un portfolio grande en lugar de un pequeño, aunque el porcentaje de la relación entre imágenes "buenas" y "malas" sea muy distinto entre ellos.

La solución a esto, y algo que hago desde entonces, es  subir continuamente muchísimas imágenes, de manera que mi portfolio aumenta cada mes mucho más que el de la mayoría. Por desgracia, muchas imágenes no llegarán nunca a venderse, pero sí que ayudarán a generar ventas a las otras que sí se venden y que llevan bastante tiempo.

Es mucho trabajo, puesto que dedico varias horas a producir, retocar y etiquetar fotos que quizás nunca lleguen a tener buenas ventas. Pero, de momento, me mantienen con buenas ventas el resto de fotos de mi portfolio. Además, muchas veces se me venden fotos de las que no esperaba obtener grandes beneficios. Para mi, es muy curioso ver cómo se venden tus fotos y el uso que le dan a las mismas.

Otra ventaja de utilizar este truco, es que me mantengo haciendo fotos contínuamente y produzco mucho. Llevar la cámara conmigo casi siempre es algo a lo que me he acostumbrado y de lo que gozo a diario.

​Además, difícilmente paso períodos de inactividad por falta de ideas. Pues al mantenerme siempre activo, la creatividad a la hora de hacer fotos viene sola y  tengo un archivo enorme del que tirar mano.

Quieres recibir las próximas publicaciones de fotodinero.com directamente a tu correo? Suscríbete y además te regalaré una guía paso por paso para aprender a vender fotos por internet.

Si te ha ayudado este artículo, devuélveme el favor compartíendolo en tus redes sociales. Te cuesta poco y a fotodinero.com le ayudas mucho.